Rodrigo Bolaños: “Todo esto es planificado para que la persona triunfe y todos ganamos”

Inclusión social, trabajo y carrera profesional. Pocas empresas pueden ofrecer esta combinación de éxito para sus colaboradores. League, que fabrica camisetas deportivas para universidades estadounidenses, le está apostando a este modelo de desarrollo

Para el presidente de la empresa estadounidense textil League en El Salvador, Rodrigo Bolaños, la inclusión social contribuye a la productividad y rentabilidad de las empresas. “Todo esto es planificado (el modelo de inclusión social de League), para que la persona triunfe y todos ganamos”.

Antes de fundar League en El Salvador, hace una década, Bolaños trabajó en una fábrica en Guatemala y contó el impacto que experimentó de la fuerte realidad en el vecino país, con el relato de madres que habían tenido que dar en adopción a sus bebés, a cambio de una cantidad de dinero, debido a la fuerte necesidad económica, o, inclusive también, otros que habían tenido que vender sus órganos para trasplantes.

“Esa realidad me impactó y me di cuenta que el caos que había con la gente era mucho más grande que el caos de las fábricas”, dijo Bolaños, al explicar que como ingeniero industrial se ha dedicado a ordenar el caos de operación que puede existir en una fábrica y ahora también busca ordenar ese caos en la vida de sus colaboradores.

Bolaños compartió su exitoso modelo en el programa FOCOS, que se transmite todos los domingos a las 8:00 de la noche y miércoles a las 6:00 de la tarde por Canal 33, 7 en cable.

League es una empresa textil estadounidense que desde una Zona Franca de El Salvador produce camisetas deportivas para 1.600 universidades. Su presidente, Rodrigo Bolaños, diseñó un modelo de contratación inclusiva que emplea a adultos mayores, discapacitados y a expandilleros, bajo la condición de estudiar ingenierías y carreras técnicas especializadas en tecnología, además de inglés, donde la educación, las segundas oportunidades y el empleo digno son los ejes fundamentales.

El reclutamiento de su personal, de hecho, se enfoca en los sectores más desprotegidos de los alrededores de la empresa en Ciudad Arce, Santa Ana, con una importante inversión en su orientación vocacional como en su educación.

Bolaños compartió detalles de su modelo de inclusión, aseguró que se aliaron con la escuela cercana a su fábrica y se incentivó a que todo aquel que se graduara de bachiller tenía un empleo asegurado en League, pero a cambio tenía que seguir estudiando, por medio de sus programas, una carrera universitaria.

“Eso genera toda una sinergia sin precedentes, la pandilla se desaparece, es nuestro cuarto año que el nivel de deserción en la escuela es cero… con personas de 25 o 26 años estudiando noveno grado” y reconocen que es su garantía para tener empleo y ser profesionales algún día, expresó Bolaños.

Bolaños manifestó que su fábrica no es una empresa de calidad, sino de eficiencia, porque la mayoría de los empleados estudia en la universidad y sabe entender procedimientos; además que posee muy baja deserción pues ya se encuentran estudiando dentro de la misma compañía.

Contenido relacionado