Crece el número de familias que intentan huir del triángulo norte de Centroamérica

En los últimos seis meses, miles de familias de El Salvador, Guatemala, Honduras y México decidieron viajar en caravana para cruzar la frontera estadounidense, buscar nuevas oportunidades y huir de la violencia de sus países.

En respuesta, el gobierno del presidente Trump ha endurecido el régimen limítrofe, ha amenazado con el cierre de la frontera y ha asegurado que cortará la ayuda a las naciones centroamericanas.

Pero ¿qué cifra nos deja política de Trump hacia las caravanas de migrantes?

De octubre de 2018 a abril de 2019, los primeros seis meses del año fiscal estadounidense, el país detuvo a 361,087 migrantes en la frontera con México, el doble que lo reportado en el mismo período el año anterior y la cifra más alta en el primer semestre fiscal desde el año 2007, de acuerdo con la agencia federal de Aduanas y Protección Fronteriza, citados en un informe por el Pew Research Center.

Solo en marzo pasado, la patrulla fronteriza detuvo a 92,607 migrantes, el total mensual más alto desde abril de 2007, cuando se registraron 104,465. Los números del mes pasado se incrementaron un 35% respecto a febrero, según con los datos oficiales.

De las aprehensiones registradas en marzo, 30,555 son adultos individuales, 8,975 son niños no acompañados y 53,077 son familias, en mayoría provenientes del Triángulo Norte centroamericano.

Esta mayoría de detenciones de migrantes que viajan en familia representa un cambio importantes respecto a los años anteriores y reflejan el fenómeno de las caravanas.

En los primeros seis meses del año fiscal 2019, 189,584 familias fueron detenidas, es decir el 53% del total de aprehensiones, 10% fueron niños o niñas no acompañados y 38% personas adultas individuales. Por ejemplo, en el año fiscal 2018, los migrantes adultos superaban el 65% de las detenciones, el 12% de menores no acompañados y solo 23% familias. Datos similares se registraron en 2017 y 2016.

Otro cambio importante que destaca el informe es el origen de quiénes son detenidos. Desde el 2015, son los migrantes guatemaltecos, salvadoreños, hondureños y otros los que más son detenidos por encima los mexicanos.

Por ejemplo, en el año 2000, los no mexicanos representaron solo el 2% de las detenciones, mientras que los mexicanos representaron el 98%. Para el 2018, las aprehensiones de los no mexicanos representaron el 62% del total.

En 2018, hubo 115,722 aprehensiones de Guatemala, 76,513 de Honduras y 31,369 de El Salvador. Las 223.604 detenciones combinadas de estos tres países superan en número a las 152.257 de México.

Pero ¿qué opciones tiene las personas y familias que son detenidas en la frontera?

Los migrantes detenidos pueden enfrentar varios resultados legales, que van desde una expulsión rápida si se considera que están en el país ilegalmente hasta que se les concede el asilo humanitario si son elegibles.

Datos de la oficina ejecutiva de Evaluación Migratoria de Estados Unidos reflejan que a pesar que la solicitudes de asilo se han ido incrementando en los últimos años, el número de asilos otorgados ha variado poco. En 2008 por cada 5 solicitudes se otorgaba un asilo, desde 2016 la relación se elevó a 12 solicitudes para un asilo otorgado.

Desde su llegada a la presidencia, Trump ha utilizado el tema migratorio para mantener a sus simpatizantes con la construcción de un muro fronterizo y con un discurso que acusa a los migrantes hispanos de ser una carga para el país. Sin embargo, una encuesta realizada por el Pew Research Center en 2018, reveló que seis de cada 10 personas adultas estadounidenses creen lo contrario al presidente, consideran que los migrantes fortalecen al país por su trabajo y su talento.

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios