Cristosal: Se está disfrazando con eufemismos la criminalización de los migrantes

“Repatriación” y no “deportación”, “rescate” de migrantes en vez de “captura” de migrantes,  patrullas fronterizas para atacar “redes de trata de personas” que en realidad son patrullas de contención de la migración irregular. El lenguaje oficial de los Estados centroamericanos y México para describir sus nuevas estrategias de seguridad fronteriza esconde una alineación al enfoque represivo que Estados Unidos ha priorizado en el tratamiento de la migración, aseguró Celia Medrano, directora regional de programa de Cristosal. 

«Se está tratando de suavizar con nombres, con otras de denominaciones, una situación que tiene clara tendencia de alinearse a criminalizar a la población migrante y utilizar mecanismos de las facultades de los Estados para ejercer represión”, dijo Medrano en el segmento Matices, de Focos.

La directora de Cristosal criticó este posicionamiento de los países de la región porque no toma en cuenta las razones que provocan la migración, y recordó que en 2014 estos países se unieron al Plan de Acción Brasil+30, donde se comprometieron a hacer de las fronteras territorios solidarios y polos de desarrollo para que el tema migratorio esté relacionado al desarrollo social transfronterizo. 

Las medidas de militarización de fronteras y el  uso de estructuras militares destinadas a contención de flujos migratorios, como el despliegue de soldados realizado por México a mediados de este año, va en contra del acuerdo firmado, señaló Medrano.

La semana pasada, con ese mismo enfoque de seguridad fronteriza, el presidente Nayib Bukele anunció el lanzamiento de una patrulla conformada por agentes de la Policía Nacional Civil de El Salvador y elementos de la Dirección General de Migración y Extranjería para para frenar la migración irregular en las zonas fronterizas de Guatemala y Honduras.

En tanto, Jordan Rodas, procurador de los derechos humanos de Guatemala, quien acompañó a Medrano en la entrevista de Matices, criticó la decisión del presidente de ese país, Jimmy Morales, de firmar el acuerdo de “Tercer País Seguro” con Estados Unidos. El convenio pretende que Guatemala reciba a los migrantes centroamericanos solicitantes de asilo en Estados Unidos, mientras se tramita ese procedimiento. 

“Es irreal, es insostenible (el acuerdo). Hay alrededor de 500 solicitudes de refugio que la autoridad migratoria guatemalteca no ha resuelto; imagínense qué vamos a hacer con 5,000 – 10,000 solicitudes”, indicó Rodas.

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba
Cerrar