Jon Lee Anderson: “Centroamérica está plagada de impunidad”

Por Ivonne Renderos 

El periodista de The New Yorker, Jonn Lee Anderson, aseguró que en el Triángulo Norte no se ha avanzado en el combate a la impunidad de los hechos que ocurrieron durante el conflicto armado y sostiene que una de las cosas que influye es que en América Latina no hay Estado de derecho.

“Al final de las guerras todos fueron, pasa todo, no pasa nada… ándate no importa cuanta gente despedazaste con cuchillo en tu calabozo, ándate nomás a tu finca”, con estas palabras explicó que fue lo que hicieron en los ceses de fuego de cada país del Triángulo Norte.

Anderson planteó que no es posible que a las personas que cometieron crímenes de lesa humanidad, se les permitiera insertarse en la sociedad y pone de ejemplo que en la actualidad “no se sueltan asesinos en serie”

Recordó haber conversado con personas de los escuadrones de la muerte, mientras cubría el conflicto armado en El Salvador, y resaltó que estos no solo atacaron desde una trinchera, sino también “mutilaron” a las personas.

“Esas gentes están caminando libres en las sociedades, cómo van a tener una sociedad sana con ese tipo de impunidad. A mi juicio Centroamérica está plagado de impunidad” señaló en FOCOS que se transmite todos los domingos a las 8:00 p.m. y los miércoles por Canala 33, 7 en cable.

El periodista considera que el problema de la corrupción en los países es secundario comparado con la magnitud de no haber hecho justicia en los casos que ocurrieron durante la guerra. Además sostiene que no habrá una sociedad sana, mientras no haya justicia para estos hechos graves de violaciones a Derechos Humanos.

Concluyó diciendo que no es posible tener Estados de derechos, si incluso hay a asesinos en las instituciones; a esto atribuye que actualmente hayan hechos de violencia, que fracasen las políticas que se impulsan  y que exista una gran desigualdad social.

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios