La suspensión del Título 42, ¿un nuevo reto en la frontera sur?

Fotografía: Agencia Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU.

El Título 42, que permite una forma de deportación acelerada, fue implementado en marzo de 2020 con el argumento de resguardar la seguridad nacional ante el avance de los casos de COVID-19.

Un juez del distrito de Columbia en bloqueó el jueves la aplicación del Título 42, una directiva de la administración Trump que esgrimiendo el avance de la pandemia, permitía la expulsión inmediata de todos inmigrantes que entraran de modo irregular por las fronteras estadounidenses.

El juez Emmet Sullivan del Tribunal de Distrito de Columbia, Washington DC. dio un plazo de dos semanas a la Casa Blanca para dejar de aplicar la orden, por la que miles de inmigrantes que llegan a la frontera sur han sido expulsados durante más de un año.

Reacciones a la orden judicial

Tras conocerse la noticia, el gobernador del estado de Texas, el republicano Greg Abbott, emitió un comunicado criticando la medida pues el día anterior había pedido refuerzos de la Guardia Nacional para enfrentar a los miles de inmigrantes que se han venido reuniendo en el Puente Internacional Del Río, según han reportado varios medios.

«Seis horas después de que @CBP [la patrulla fronteriza] solicitara ayuda de Texas para cerrar los puertos de entrada y asegurar la frontera, Biden cambió a una estrategia diferente que abandona la seguridad fronteriza”, dijo Abbott en un tuit.

Además, por medio de una declaración escrita, el gobernador dijo que “la Administración Biden está en completo desorden y está manejando la crisis fronteriza tan mal como la evacuación de Afganistán. He ordenado al Departamento de Seguridad Pública de Texas y a la Guardia Nacional de Texas que mantengan su presencia en los puertos y sus alrededores de entrada para disuadir los cruces.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) aseguró el mismo día en un comunicado que la directriz, refiriéndose al Título 42, era innecesaria.

“Como han señalado los expertos en salud pública, EE. UU. tiene los recursos y las herramientas que necesita para procesar de manera segura a las personas que buscan protección bajo nuestras leyes de asilo”, explicó la organización.

ACLU sostiene que «el presidente Biden debería haber terminado con esta política cruel y sin ley hace mucho tiempo, y el tribunal hizo bien en rechazarla hoy», indicó, citando al director del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de ACLU, Omar Jadwat.

Esperando turno bajo un puente

El martes, la cadena Fox News divulgó imágenes captadas por un dron en las que se apreciaba cómo el Puente Internacional Del Río, en la frontera de México con Texas, está desbordado por miles de inmigrantes que esperan a ser procesados por las autoridades estadounidenses.

El congresista estatal Tony Gonzales compartió el miércoles en redes sociales una serie de imágenes en la que se ve a migrantes hacinados bajo el puente e informó que las autoridades estiman la presencia de unas 3.000 personas. “Los agentes sobre el terreno dicen que poderían demorar semanas en procesarlos y que hay informes de que más gente está en camino”.

La Patrulla de Control Fronterizo (CBP) informó que en agosto los agentes aduaneros tuvieron 208.887 encuentros con inmigrantes irregulares, de los que 18.847 fueron menores no acompañados, que están exentos de aplicárseles el Título 42.

El mismo jueves la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo ante los reporteros que la Administración demócrata está “trabajando para eliminar las causas subyacentes de la emigración, para tener acuerdos significativos de la emigración en la región”, sin ofrecer más detalles.

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios