Norman Quijano defiende elección de un TSE con nexos partidarios

El presidente de la Asamblea Legislativa y diputado de ARENA, Norman Quijano, defendió en FOCOS la elección de los nuevos magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), pese a que han sido señalados por tener vínculos partidarios, lo cual contraviene sentencias de la Sala de lo Constitucional.

Quijano cuestionó el reciente fallo de la Sala que apartó a Jesús Ulises Rivas de su cargo como magistrado del TSE. El diputado consideró que la sentencia incluso contradice a la Constitución de la República, pues en el artículo 72 se establece que todos los ciudadanos tienen derecho a optar por un cargo público.

El diputado citó el voto disidente del magistrado Carlos Avilés en esa sentencia. Avilés reconoció que los nexos con un partido pueden afectar el ejercicio de un funcionario, pero también señaló que se deben establecer parámetros de temporalidad y definir con precisión qué se entiende por vinculación partidaria material, así como delimitarla a conductas como ostentar cargos dentro de partidos políticos o bien comportamientos proselitistas expresos, notorios, relevantes, permanentes o continuados.

«¿Qué es pertenecer a un partido?», cuestionó el diputado arenero cuando FOCOS mencionó el caso de la abogada Dora Esmeralda Martínez de Barahona, electa por los diputados como nueva presidenta del TSE. Su esposo es fundador y financista de GANA, partido que la propuso. «¿Quiere decir que el impedimento no solamente se queda en el ciudadano, abarca su grupo familiar?», añadió Quijano.

Julio Olivo, vinculado al FMLN, se reeligió como magistrado, aunque entregará su cargo de presidente del tribunal a Martínez. Otro de los propietarios es Luis Guillermo Wellman, propuesto por ARENA. Wellman fue síndico municipal, asesor legislativo y diputado suplente del partido tricolor. Pese a la trayectoria del ahora magistrado del TSE dentro de ARENA, Quijano aseguró que “nunca ha sido parte de la estructura orgánica del partido”.

“Depende de cómo tú lo quieras realmente observar. Cuando se habla de una vinculación orgánica, ¿a qué se refiere? ¿Que es parte de la estructura orgánica del partido? Él (Wellman) nunca ha sido parte de la estructura orgánica del partido”, aseguró. 

Quijano aseguró que el método para elegir a los funcionarios de segundo grado ha mejorado, permitiendo ahora entrevistas públicas donde participa la sociedad civil. Además, señaló que ARENA sostuvo una reunión con todos los aspirantes a convertirse en la propuesta del partido y a cada uno se le entrevistó por más de 15 minutos. 

El presidente de la Asamblea concluyó que militar o no en un partido no es garantía de un trabajo honesto, transparente y respetuoso de la democracia. A su juicio, «depende de la honorabilidad y la honestidad» de quien administrará la justicia electoral.

También reconoció que los diputados seleccionaron a estos magistrados conscientes que “en estos casos, indudablemente, no faltan los recursos de inconstitucionalidad, como en efecto se han dado”. El 7 de agosto, el abogado Enrique Anaya solicitó a la Sala declarar ilegal esta elección, aduciendo que no se realizó una deliberación pública sobre la mérito, idoneidad y aptitud de los seleccionados.

LAS DIVISIONES INTERNAS, EL RETO DE LA NUEVA DIRIGENCIA DE ARENA

Quijano también analizó el lugar que ahora ocupa ARENA en el nuevo mapa político que se configuró en El Salvador, tras el triunfo de Nayib Bukele en las elecciones presidenciales del 3 de febrero.

El presidente de la Asamblea Legislativa reconoció que su partido enfrenta divisiones internas y “conflictos clientelares”. Afirmó que hay personas que ya no deberían estar dentro de ARENA, como Tom Hawk, quien denunció a miembros del partido en la Fiscalía General de la República (FGR) por una supuesta irregularidad en la obtención de financiamiento para la pasada campaña electoral. Hawk ya enfrenta un proceso para ser expulsado de ARENA.

“Esas personas no merecen estar en el partido, no tienen, diría yo, el ADN para poder estar en el partido y sobre todo en altos cargos dentro de nuestro instituto político”, dijo Quijano. Agregó que hay “pseudo intereses al interior de los gobiernos locales, tenemos conflictividad clientelar de muchos elementos que se valen del partido (…). Son aquellas personas que llegan al instituto político a servirse del instituto político y que se dicen que son areneros, pero lo que están buscando es ver si hacen negocios a expensas de gobiernos locales o de otros aparatos del partido.

Quijano dijo esperar que la nueva dirigencia de ARENA, que se elegirá el próximo 25 de agosto, pueda sortear estos problemas. Además, coincidió con uno de los aspirantes a presidir el partido, Gustavo López Davidson, en que el partido no debe ser una oposición obcecada, sino “fuerte, deliberante, constructiva, sin perder de vista los altos intereses del país”.

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba
Cerrar