Obras Públicas uso fondo especial sin decreto de emergencia vigente

Solo en el nuevo Hospital El Salvador, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) gastó $35,827.22 en gastos estéticos con fondos de emergencia.

El Ministerio de Obras Públicas violó el reglamento del Fondo de Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres (Fopromid), la partida especial que el Ejecutivo ha empleado para combatir la pandemia, al hacer uso de él después sin estar vigente un decreto de emergencia, como lo establece la ley.

FOCOS publicó que Obras Públicas desembolsó $138,396.42 para decorar fachadas de hospitales públicos con este fondo especial, de este monto, $54,794.27 se gastaron en cuatro órdenes de compras realizadas después del 13 de junio cuando cesó la declaratoria de emergencia vigente desde marzo.

Tres de las cuatro órdenes de compra se destinaron para decorar la fachada del nuevo Hospital El Salvador, ubicado en los pabellones del antiguo Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco).

El 17 de junio, Obras Públicas autorizó el desmontaje del logo de CIFCO y la instalación de un nuevo rótulo encajuelado en el Hospital El Salvador, así como la instalación de tres reflectores led para iluminarlo por $8,102.10, como detalla el documento.

Al día siguiente, autorizó la compra de 295 reflectores led para iluminar el muro perimetral del mismo hospital, los cilindros de oxígeno, iluminación ornamental para diversas áreas exteriores y 20 metros de tira de focos led para iluminar la fuente de la fachada, por $24,119.05 dólares.

El MOP también adquirió once especies de plantas y árboles por $3,606.07 para su siembra en la fachada del edificio donde funciona el nuevo hospital.

Finalmente, el 24 de julio, la cartera registra la compra de 14 rótulos y logos para renovar la fachada de todas las entradas de tres hospitales nacionales en Santa Ana, Sonsonate y San Vicente por $18,967.05.

Para la abogada Ruth López, el artículo 7 del reglamento de la ley del Fopromid es claro y establece que una vez se levante la emergencia debe procederse a la liquidación de los recursos del fondo que se han utilizado y que en “virtud del principio de legalidad, la emergencia tiene sustento jurídico” hasta el último día de vigencia del Estado de emergencia.

La vigencia del decreto terminó el 13 de junio tras una sentencia de la Sala de lo Constitucional que declaró fuera del marco legal un decreto ejecutivo que declaraba la emergencia sin aval del Legislativo. En la misma resolución instó al Ejecutivo y al Legislativo a construir una nueva normativa pero esta nunca llegó.

Según López, cualquier abuso en la aplicación de la normativa del fondo tendrán que deducirse responsabilidades por las autoridades competente, que podrían recaer en las entidades ejecutantes, en este caso en el MOP, así como en los Ministerios de Hacienda y Gobernación, administradores del Fopromid.

FOCOS buscó la reacción del ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez, a través de la Gerencia de Comunicaciones de la cartera, sin embargo al cierre de esta nota, no respondieron a la solicitud.

Un fondo de emergencia sin transparencia

El Fopromid es un fondo especial regulado en una ley aprobada en 2005, es administrado por el Ministerio de Hacienda y puede ser empleado cuando exista una emergencia así declarada por la Asamblea Legislativa.

La ley del fondo autoriza al Ejecutivo a realizar compras de bienes y servicios sin los lineamientos establecidos en la ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (Lacap).

Según la ley, al fondo se le asignan cada año 4 millones de dólares, sin embargo, durante la crisis sanitaria el fondo se ha nutrido por transferencias directas de otras partidas presupuestarias. Reportes oficiales reportan que hasta junio el Ejecutivo había gastado 625 millones de dólares del fondo.

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba