¿Qué Llevabas Puesto?

(Tomado de La Prensa Gráfica)

El martes en la noche asistí en el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA) a la presentación de una exposición de testimonios de mujeres víctimas de violencia sexual recreada para posicionar el tema contra la culpabilización y revictimización de quienes vivieron ataques violentos. Antes de preguntarle a la víctima quién te agredió y cómo fue, muchas veces le preguntan «¿Qué llevabas puesto?» sugiriendo que la vestimenta de la joven o mujer adulta en cuestión es lo que provocó la agresión y violencia sexual, quitando responsabilidad al violador para otorgársela a la víctima.

El MUNA en coordinación con la UNESCO y el Centro Cultural de España en Costa Rica, con el apoyo del Ministerio de Cultura de El Salvador, y el patrocinio de la Embajada de España en nuestro país, organizaron este evento en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia hacia la Mujer.

En su discurso de inauguración de la exposición en el MUNA, el embajador de España en El Salvador, Federico de Torres Muro, dijo: «En esta fecha tan simbólica, nos ha parecido relevante sumarnos a las campañas institucionales contra la violencia de género a partir de esta reflexión en torno a la estigmatización de las víctimas de violencia sexual, por su forma de vestir el día que fueron atacadas». Y concluyó afirmando: «Solo conseguiremos un mundo mejor si es feminista y considera el abuso por razón de sexo como un delito a perseguir y erradicar. Solo conseguiremos un Mundo Mejor si todos decimos NO al abuso contra mujeres y niñas».

La violencia sexual, un fenómeno social que afecta a miles de niñas, adolescentes y mujeres en El Salvador, «tiene a su base una cultura patriarcal que la ha naturalizado históricamente, influenciando a las instituciones encargadas de reproducirla… La existencia de este tipo de violencia ha estado casi oculta, minimizada y, quizás, hasta justificada. Posiblemente, esto dificulte el acceso a la justicia y promueva impunidad para los victimarios», escribió Yesenia Segovia en «Naturalización de la violencia sexual contra las niñas, las adolescentes y las mujeres de El Salvador» (en el segundo tomo de la Revista de Ciencias Sociales y Humanidades del Ministerio de Cultura dedicadas a «Estudios de género y feminismo en El Salvador y Centroamérica», Identidades 14, enero/junio 2019, pg. 67-80).

El poema «Qué llevaba puesto» de Mary Simmerling inspiró a Mary Wyandt-Hiebert y Jen Brockman a crear su exposición durante una conferencia celebrada en Little Rock (Arkansas, Estados Unidos) en 2013 y, un año más tarde, inauguraban su «¿Qué llevabas puesto?» con testimonios y prendas de estudiantes de la Universidad de Arkansas que habían sufrido abusos sexuales. «El objetivo de esta exposición… es concienciar a la sociedad de que la víctima no es culpable de nada, sino todo lo contrario. Y que no existe un tipo de ropa en concreto que evite las violaciones». (Contexto, «Poderoso mensaje: víctimas de abusos sexuales exponen la ropa que llevaban puestas». 2.5.2019).

QUÉ LLEVABA PUESTO (Mary Simmerling)

Era esto:

en la parte superior

una camiseta blanca

algodón

manga corta

y cuello redondo

ésta estaba metida

en una falda vaquera

(también algodón)

que terminaba justo encima de las rodillas

y estaba ceñida con un cinturón en la parte superior

debajo de todo esto

un sujetador de algodón color blanco

y braguitas blancas

(aunque probablemente no hacían conjunto)

en mis pies

unos tenis blancos

del tipo que usas para jugar al tenis

y finalmente

pendientes de plata y pintalabios

esto es lo que llevaba puesto

aquel día

aquella noche

aquel 4 de julio

de 1987

quizás te preguntes

por qué importa esto

o incluso cómo recuerdo

cada prenda

con tanto detalle

lo ves

me han hecho esta pregunta

muchas veces

han traído a mi mente

muchas veces

esta pregunta

esta respuesta

estos detalles

pero mi respuesta

muy esperada

muy anticipada

parece simple de alguna manera

dado el resto de las circunstancias

de esa noche

durante la cual

en algún momento

fui violada

y me pregunto

qué respuesta

qué detalles

serían cómodos

podrían ser cómodos

para ustedes

mis interrogadores

buscando comodidad donde

no hay comodidad

que encontrar

si todo fuera tan simple

si pudiéramos

poner fin a una violación

simplemente cambiando la ropa

recuerdo también

lo que él vestía

esa noche

aunque

es verdad

que nadie

nunca lo ha preguntado.

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba
Cerrar