Una estrategia clara es la clave para aprovechar relación con China, afirman expertos

El Salvador cumplió el 21 de agosto un año de relaciones diplomáticas con la República Popular China y, para aprovechar las oportunidades que ofrece el gigante asiático, es necesario definir una estrategia clara, afirmaron expertos en política internacional.

“Hoy el tango se baila entre tres”, señaló Enrique Dussel Peters, director del Centro de Estudios México-China, refiriéndose a Estados Unidos, China y países como El Salvador. “Es lo que está pasando en toda América Latina. Todos están entablando una relación, a veces complicada, con Estados Unidos y con China”, agregó.

Dussel, junto a Zeng Gang, exdirector para Latinoamérica de la Cancillería china, fueron invitados al país por la Fundación para el Desarrollo de Centroamérica (Fudecen) para disertar en un foro donde se discutieron las oportunidades que ofrece la relación diplomática con China.

El experto mexicano explicó en FOCOS que para países pequeños como El Salvador es complejo administrar la relación con China, porque la presión de Estados Unidos es alta. El experto vaticinó que la situación tenderá a empeorar de aquí hasta noviembre de 2020 porque “las presiones electorales y electoreras en EE.UU para lograr votos van a ser muy duras, especialmente en Centroamérica y México”.

“Por eso ahora es más importante que nunca que los respectivos países, El Salvador, México y otros, definan una estrategia muy clara respecto a Estados Unidos y China. ¿Qué queremos de China? ¿Cuáles son las prioridades en una agenda de hoy, mañana y pasado mañana? Si eso no lo definimos, vamos a tener que estar atentos de terceros”, advirtió.

La noche del 20 de agosto de 2018, el expresidente Salvador Sánchez Cerén se dirigió a los salvadoreños, en una sorpresiva cadena nacional en radio y televisión, para anunciar el inicio de las relaciones con Pekín. Crear nexos diplomáticos con el gigante asiático implica adherirse a su política “una sola China”, donde no se reconoce a Taiwán como una nación independiente. Por consiguiente, El Salvador rompió los lazos que por más de ocho décadas mantuvo con Taipei.

China es hoy en día la segunda economía más grande del mundo. Datos del Banco Mundial indican que el Producto Interno Bruto (PIB) chino cerró 2018 en $13,608 billones, solo por detrás de los $20,494 billones de Estados Unidos. China, no obstante, por sí sola representa uno de los mercados más grandes del mundo, con 1,393 millones de consumidores. 

Jaime Miranda, vicepresidente de la Fundación para el Desarrollo de Centroamérica (Fudecen), señaló que los lazos con China van más allá de lo diplomático, porque ya es el segundo socio comercial más importante para El Salvador. 

Cuestionado sobre los señalamientos que enfrentó el Gobierno anterior por la poca transparencia en el inicio de las relaciones con China, Miranda consideró que “más importante que eso es que existe la relación (con China) y que tenemos que definir bajo qué rumbo, qué estrategia vamos a utilizar para sacarle provecho a esta posibilidad”.

Gang, por su parte, aseguró que la decisión de establecer relaciones diplomáticas con El Salvador no se deben a intereses económicos. “Yo creo que es integral: político, económico, cultural e internacional”, dijo.

Añadió que la clave con China es lograr, primero, un acuerdo interno entre los salvadoreños. “Con eso podemos cooperar más fluidamente. Eso es importante, que tanto el Gobierno como los partidos apoyen esa relación con China, que cooperen con China”, indicó.

La asistencia técnica es un ámbito de cooperación donde China tiene mucha experiencia, indicó Gang. “China es un gran participante y promueve la cooperación Sur-Sur y dentro de esa cooperación, la preparación de la gente, del talento, es muy importante; si un país se quiere desarrollar, lo más importante es su talento. China tiene muchos cursos y preparación para estos talentos”, concluyó.

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios