UNFPA prevé aumento de embarazos no deseados en El Salvador por la crisis del Covid-19

El Salvador vive una cuarentena domiciliar para evitar la propagación del Covid-19 desde el 13 de marzo y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) considera que esa situación anormal podría provocar un incremento de embarazos no deseados y de violaciones a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres salvadoreñas. El UNFPA lanzó un nuevo estudio y cree que en El Salvador la cifra de embarazos no deseados podría superar los 13 mil casos en este año.

Según las proyecciones del organismo publicadas este 28 de abril, a nivel mundial hay una cantidad de 13 millones de mujeres que no podrán acceder a anticonceptivos y servicios de salud reproductivos durante los primeros tres meses de cuarentena, lo cual llevaría a incrementos de embarazos no planificados.

Las proyecciones más graves del UNFPA estiman que, si el aislamiento se mantiene por seis meses podrían reportarse hasta 7 millones de casos a nivel mundial, en países donde las interrupciones al sistema de salud son graves. De esa cantidad El Salvador podría aportar hasta 13 mil 642, según la división de organismo para Latinoamérica y el Caribe.

Keyla Cáceres, activista feminista y especialista derechos sexuales y reproductivos en nuestro país cree que, aunque se trate de una proyección, no se puede negar que en el país las mujeres son uno de los sectores más golpeados durante la actual pandemia.

«El UNFPA ha proyectado para El Salvador un promedio de 13,642 embarazos no deseados por el tema de la pandemia del Covid-19. Y esos embarazos se sitúan principalmente sobre adolescentes y jóvenes. Es algo para lo que no estamos preparados y fruto también de la falta de políticas públicas en el tema», señaló Cáceres.

En enero de este año la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) declaró a El Salvador como el país más peligroso de la región para ser mujer, debido en parte a la falta de atención al tema de la salud sexual y reproductiva.

Según Cáceres, esa problemática crecerá debido a la situación actual sanitaria. «UNFPA LACRO (Latinoamérica y el Caribe) nos dijo hace como tres semanas que lamentablemente nuestro país no tenían registrado la compra de anticonceptivos de manera proyectada, es decir que no estaba en el presupuesto de salud pública. Eso quiere decir que durante la pandemia lo que interesará más serán otros temas y no los cuerpos de las mujeres, así que se violentarán sus derechos sexuales y reproductivos», dijo.

A lo anterior se añade el peligro que ahora corren muchas mujeres que están encerradas en sus viviendas con sus agresores, según la especialista. «Cuando se tomó la decisión de mandar a cuarentena a todos y todas no se lograron hacer medidas de contingencia contra la violencia de género y la violencia feminicida, y ahora vemos los resultados. Los feminicidios, la violencia sexual y las desapariciones de mujeres ya habían aumentado, antes de la pandemia y ahora durante esta crisis, siguen en aumento».

Cáceres realiza actualmente una investigación desde el punto de vista histórico sobre la planificación familiar en El Salvador y llega a la conclusión que este es un tema nuevo, pues ha sido ignorado por varios gobiernos.

«La pandemia viene a sacar a la luz una arista que usualmente no se ve y no se aborda en las políticas públicas. En El Salvador históricamente no hemos logrado tener un enfoque de género, solo hacemos políticas en cuanto a población en general, sin pensar específicamente en las mujeres y su diversidad. Tampoco pensamos en la mujer rural, por ejemplo, que tiene menos acceso a la educación y está rodeada de más tabúes en temas sexuales», aporta.

La UNFPA sostiene que el aumento en embarazos no deseados se verá reflejado también en temas económicos a mediano y largo plazo, pues los estados tendrán que invertir mayor cantidad de dinero en atender partos y evitar temas como la mortalidad de mujeres embarazadas y neonatos.

«La disminución de un 20 % que teníamos en embarazos no deseados en jóvenes y adolescentes nos permitía salir del bono demográfico para el año 2050. Si ahora se da un aumento en esta pandemia la proyección quedará botada, porque vamos a tener un problema que resolver de inmediato. Como país no estamos preparados y hay que prepararnos mejor para ofrecer una mejor calidad de vida a las niñas, jóvenes y adolescentes», analiza Cáceres.

Mirá también nuestra infografía: Mujeres jóvenes son principales víctimas de violencia feminicida en El Salvador, Honduras y Guatemala.

Leé: UNFPA también reconoce otras necesidades para las mujeres en salvadoreña durante cuarentena por Covid-19.

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios