La Maccih se va de Honduras por la misma razón que Cicig dejó Guatemala

La Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad de Honduras (Maccih) terminó sus funciones el 19 de enero, luego de que el Gobierno de ese país y la Organización de los Estados Americanos (OEA) no alcanzaran acuerdos para desarrollar una segunda fase de la comisión. 

La MACCIH fue responsable de llevar ante la justicia más de 10 casos de corrupción que involucraban a funcionarios públicos de alto nivel. 

Carlos Melgar, especialista de transparencia del área de Acción Política del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), dijo en FOCOS que las motivaciones detrás de la salida de la Misión son similares a las razones por la cuales Guatemala finalizó el mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad (Cicig), el organismo que sirvió de modelo para la Maccih. 

“Hay un símil con el caso guatemalteco, que se vivió con la Cicig, en el sentido de que el componente que más avanzó fue el penal, de acompañar al Ministerio Público para judicializar algunos casos de corrupción, y cuando ya se tocan poderes políticos y económicos, e incluso gente cercana al Gobierno o partido de Gobierno, es cuando se comienzan a generar resistencias y acciones para bloquear el trabajo de la misión, que estaba teniendo frutos”, dijo. 

Melgar lamentó que la OEA y el Gobierno de Honduras no hayan podido llegar a un acuerdo para mantener la misión, pues la Maccih estaba mostrando buenos resultados. “El punto relevante es que sí se estaba evidenciando el mal uso de los recursos hondureños, al abuso de los funcionarios en el ejercicio de sus cargos (…) El golpe en la moral de la población hondureña es fuerte, frente a esta esperanza de reducir la corrupción en Honduras”, señaló.

El experto indicó que entre los más de 10 casos de corrupción que se lograron judicializar gracias al acompañamiento de la Maccih hay algunos paradigmáticos, como el desfalco en el seguro social y el caso pandora, donde se vieron involucrados familiares del presidente Juan Orlando Hernández y legisladores. También enfrentó proceso la exprimera dama Rosa Elena Bonilla, esposa del expresidente Porfirio Lobo, por apropiación indebida y estafa. 

En ese sentido, Melgar considera que el reto que Honduras deberá enfrentar es mantener la independencia de su Ministerio Público, para que pueda continuar procesando los casos abiertos y recibiendo nuevas denuncias. Además, hay otras instituciones como el Instituto de Acceso a la Información y el Tribunal Superior de Cuentas, así como algunas entidades del Ejecutivo encargadas de temas de transparencia, que deberán fortalecer sus capacidades. 

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba
Cerrar