“Es hora de pasar de ser un espectador a tener una participación activa”

Fotografía: Cortesía. Diseño: Elisa Hernández.

José Roberto Ugarte Molina (San Salvador, San Salvador, 30 de julio de 1971). Cuenta con estudios de Derechos y Ciencias Políticas y es socio de una empresa de bienes raíces. No tiene experiencia en cargos públicos, aunque participó como candidato suplente para las elecciones legislativas de 2018. Actualmente es aspirante a diputado de la Asamblea Legislativa, en la segunda casilla departamental de La Libertad con el PDC.

¿Por qué meterse en política pública partidaria en un órgano tan desprestigiado popularmente?

Yo no creo en el desprestigio que le achacan a la Asamblea; creo que se ha hecho una campaña mediática de desacreditación que sirve a los intereses del Gobierno. Evidentemente, sí ha habido muchísimos errores en el manejo del legislativo, como ha habido en el Ejecutivo y en el Judicial. ¿Por qué meterme? Porque creo que ya era hora de pasar de ser espectador a una participación activa. Muchos de los temas y problemas de país ya requerían una participación fuera de las redes y de la sociedad civil

¿Cuáles son los tres elementos esenciales que destacaría para la defensa de la democracia en nuestro país?

Son más de tres elementos, son un sinnúmero. Pero, el primero, es la autenticidad incomparable. Es decir, quien desee buscar un cargo público para defender la democracia tiene que, primero, ser auténtico y honesto ante sus electores; igual debe ser probo, auténtico, honesto; debe tener un pasado intachable y, realmente, suena como cliché o un poco trillado, pero debe tener una moralidad notoria; también debe tener alguna experiencia empresarial, en el manejo de temas polémicos y debe estar dispuesto, esto no se lo va a decir mucha gente, a que le guste la confrontación. ¿Por qué le digo algo que le puede parecer polémico? Defender la democracia, hoy en día, es un tema confrontativo. Es decir, debemos aprender a confrontar las ideas, pero a buscar consensos. Creo que esas son las características principales.

Si tuviera el poder, ¿cuál sería el principal cambio que haría en la Asamblea?

Cambiaría la mentalidad de todos los parlamentarios, que uno no llega allí a entronizarse en el poder y a querer llegar a buscar beneficios personales. Mucha gente busca fama, poder, plata y lo que se sebe llegar a buscar, realmente, es la representación de quién vota. Es decir, llegar a ser auténtico en tratar de llegar a buscar mejorar la vida de los electores. Yo buscaría, y es bien difícil tener ese poder, tratar de cambiar la mentalidad a los que lleguemos a estar allí.

De ser electo, y si solo pudiera hacer una cosa, ¿qué reforma o aprobación de ley sería su principal apuesta?

Una de mis plataformas legislativas, un patrocinio de ley de los que más me interesa, es el tema de las AFP. Creo que las AFP son un negocio que está dándole más plata a quien ya la tiene y necesita cambiarse, en el sentido de protección para el que verdaderamente fueron creadas, para la gente en su vejez, en el tema de las pensiones. Son más las que llevo y quisiera cambiar, pero si me ponen a elegir una sola, esa sería.

¿Cree que existirán los votos para ello?

De eso se trata el consenso, yo creería que sí. Hay mucho consenso entre varia gente de la oposición, inclusive gente de Arena, del FMLN, de nuestro partido, donde sí creo que se puede buscar un consenso para hacer estas reformas que yo propongo.

¿Su plataforma legislativa difiere o no de la plataforma de su partido?

La plataforma del partido es una que se basa en el conservadurismo y en las economías fiscales; es decir, la plataforma partidaria, que se presentó hace ya bastante tiempo, lo que busca es una reducción de costos para una mejora de la economía, un mejor manejo y más transparente de la cosa pública. Entonces, en realidad, no es que difiera, pero mi agenda es un poco más amplia que la agenda presentada por el partido.

Para usted, ¿los/as diputados/as son autónomos de las decisiones de su partido o no?

Honestamente, algunos sí y algunos no. A algunos de verdad que no les veo ninguna autonomía, absolutamente ninguna. Todos los que corremos como candidatos por todos los departamentos con el PDC sí somos autónomos totalmente; se lo puedo decir con solvencia moral. Pero, si me pone a comparar, por ejemplo, las decisiones de la gente de Gana, no, no son. Todos votan igual y todos votan obligados y, al que no quiere votar, le llaman al suplente. Y va a hacer exactamente lo mismo con los diputados que vayan a ser elegidos, y ojalá sean pocos, de Nuevas Ideas. Es más, tanto es así, que no se conocen plataformas individuales, sólo se conoce un globalismo, a través de la figura del presidente; no creo que nadie vaya a tener autonomía para nada.

¿Cómo defendería su voz propia y su decisión de voto, si es contraria al de su partido?

Depende de quién sea la voz en contra y de los argumentos que me presente en contra. Para poder contraatacar un argumento y defender el propio, usted tiene que saber cuáles son las aristas de ataque que los demás le están haciendo. Trataría de estudiar los argumentos que me estén dando en contra.

Le voy a hablar de otra ley que voy a patrocinar, que se llama Ley de Protección y Resguardo para la Mujer con embarazo no deseado; esta ley busca ofrecerle un escudo integral de protección a toda aquella mujer que se encuentre ante un embarazo no deseado, ya sea por violencia o por cualquier otra situación, y todos los miembros de mi partido tenemos una comunidad en la defensa de la mujer en situación de embarazo no deseado, así como la protección del no nacido.

Entonces, no esperaría, para darle el ejemplo, que nadie dentro de mi partido me ponga oposición en contra de un patrocinio. A eso es a lo que me refiero cuando hay comunidad de opiniones y apoyo coherente dentro de los miembros de un mismo partido. Si alguien quiere oponerse al patrocinio de esta ley, habría que estudiar los argumentos que dé en contra.

El Gobierno, a través del vicepresidente, estudia una reforma constitucional. ¿Estaría dispuesto a apoyar la ampliación a 6 años del ejercicio presidencial y reducir el período que debe esperar un presidente para volver a postularse (reelección no continua)?

En lo más mínimo. Creo que es un error antidemocrático totalmente. En todo caso, si quieren trastocar los periodos de espera presidencial y de duración, mejor propondría un sistema norteamericano, donde son dos periodos continuos de cuatro años y un máximo de una reelección.

De ser electo, ¿apoyaría la aprobación de…?

a.   Ley general de agua: Sí, la aprobaría.

b.  Ley de identidad: No la apoyaría.

c.   Despenalización del aborto en causales específicas (“las 4 causales”): En absoluto; estoy totalmente en contra del aborto en cualquier causal.

d.  Acuerdo de Escazú: Sí, ese sí.

e.  Ley de la Función Pública: Sí, totalmente.

f.    Reforma integral de pensiones: Sí, ¡por supuesto! Es algo que llevo en mi plataforma.

g.   Reforma integral al transporte público: Sí, absolutamente.

h.  Reformas a la ley de Acceso a la Información Pública (LAIP): Por supuesto que sí, absolutamente. 

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios