“Hay que recordar que, al final, los diputados somos solo un puente para las peticiones de la población”

Fotografía: Cortesía. Diseño: Elisa Hernández.

María Alejandra Revelo Imery (14 de octubre de 1988, San Salvador, San Salvador). Profesora en idiomas y traductora especializada multilingüe sin experiencia en cargos públicos. Actualmente es candidata a diputada de la Asamblea Legislativa, en la sexta casilla de San Salvador con el partido Nuestro Tiempo.

¿Por qué meterse en política pública partidaria en un órgano tan desprestigiado popularmente?

El Órgano Legislativo en sí no debería ser desprestigiado. La labor del Legislativo es representar a la población, que es quien elige a los diputados, quienes tienen que hablar y tomar decisiones por ella. Son los diputados los que han malinterpretado su rol, sobre todo por aquellos que han tenido muchos períodos sin realmente hacer nada por la población y sin tener un contacto con la realidad del país. Ese es el problema y fue lo que me impulsó a entrar en la política partidaria. Mi intención es representar a la gente y generar cambios estructurales, para que el legislativo vuelva a tener la reputación que merece.

¿Por qué participar con Nuestro Tiempo?

Soy fundadora de Nuestro Tiempo y no lo hice con el objetivo de acceder a un cargo público sino para que hubiera una nueva opción electoral, porque no me sentía identificada con las que existían ni con quienes nos representaban. Durante la pandemia de COVID-19, fue decepcionante ver el manejo que hicieron el Ejecutivo y el Legislativo; entonces, dije: “Ya se acercan las elecciones y no siento que haya alguien por la que pueda votar para sentirme representada, soy miembro de Nuestro Tiempo y confío en sus estatutos y sus ideales de poner al ser humano al centro de las políticas públicas de largo plazo”. Entonces decidí de dar el paso de participar electoralmente. Y no ha sido un paso fácil.

¿Cuáles son los tres elementos esenciales que destacaría para la defensa de la democracia en nuestro país?

Primero, hay que recordar que el sistema político de nuestro país está dividido en tres órganos y es esencial que mantengan su independencia. Además, que los ciudadanos deben de organizarse y exigir a nivel local y nacional, lo que implica que conozcamos los roles de las instituciones del Estado y saber cuáles son los mecanismos para cuidar la democracia salvadoreña. Y por otro lado, que exista una verdadera voluntad política de servir al pueblo y respetar a la democracia, incluyendo el respeto a la liberta de prensa.

¿Si tuviera el poder cuál sería el principal cambio que haría en la Asamblea?

Quitar un poco todos estos lujos que tienen los diputados, algo que también vemos en otros Órganos del Estado, para romper con la idea de que los diputados llegan solo a aprovecharse a título personal, cuando son funcionarios que trabajan para los ciudadanos. Lo otro es que en el pleno se hable con más decencia y respeto, entendiendo que pensamos diferente y asegurar el diálogo interno. Hay que tender más puentes en la Asamblea, porque al final somos un puente para las peticiones de la población.

De ser electo, y solo pudiera hacer una cosa, ¿qué reforma o aprobación de ley sería su principal apuesta?

¡Hay tantas cosas!, pero me iría por una reforma a la Ley general de Educación, que asegure que la educación es la base real del desarrollo, que incluya la primera infancia y la educación continua para mayores. Porque la brecha en la educación no solo es social sino también generacional. No solo hay que ver a los jóvenes sino que pensar en aquellos que el sistema excluyó porque en su momento dejaron de estudiar por tener que trabajar, que en muchos casos son mujeres. Hay que educar para crecer en todos los sentidos, lo que implica también apoyar con mayor educación y tecnificación al profesorado, así como una dignificación para el gremio.

¿Cree que existirán los votos para ello?

Esperaría que sí, porque es por el bien de todos los ciudadanos y del futuro del país. Si la gente que lleguemos, no tememos una visión a futuro pensando más en intereses de pocos y no en toda la sociedad, el riesgo es que solo se engavete, como muchas propuestas y reformas que han llegado a la Asamblea. Pero sí pensamos en todos, sí se debería tener los votos.

¿Su plataforma legislativa difiere o no de la plataforma de su partido?

No, no difiere. Yo partí de la plataforma del partido y ahondé un poco más en ciertos temas, como la salud mental, la educación de excelencia y la economía del cuidado que es algo que tenemos que visibilizar más y valorizarlo como se debe.

¿Para usted los/as diputados/as son autónomos de las decisiones de su partido o no?

En la actualidad hay cúpulas partidarias muy fuertes que no permiten que se discutan algunos temas. Pero los diputados y diputadas son autónomos y no deben seguir ciegamente a sus cúpulas o al jefe, porque se deben a la población y no a su partido.

¿Cómo defendería su voz propia y su decisión de voto si es contraria al de su partido?

Si llego a la Asamblea me respaldan los votos que recibí de los ciudadanos y es ellos a los que represento. No pretendo responder a una persona específica o al partido, creo en una política más democrática, que permita mayor participación en las discusiones. A partir de ser electa, respondo por la ciudadanía eso es lo que hay que hacer valer.

10)   El Gobierno, a través del vicepresidente, estudia una reforma constitucional. ¿Estaría dispuesto a apoyar la ampliación a 6 años del ejercicio presidencial y reducir el período que debe esperar un presidente para volver a postularse (reelección no continua)?

No estoy a favor de darle más tiempo en el poder a una persona. En todo caso estaría dispuesta a bajar el tiempo en el poder. Sí acaso vamos a reformar la Constitución sería para reducir el tiempo. 


¿De ser electo/a apoyaría la aprobación de…?

a. Ley general de agua: Sí.

b. Ley de identidad: Sí.

c. Despenalización del aborto en causales específicas (“las 4 causales”): Sí, en sus cuatro causales.

d. Acuerdo de Escazú: Sí, es urgente.

e. Ley de la Función Pública: Sí, también

f. Reforma integral de pensiones: Sí.

g. Reforma integral al transporte público: Sí, es otra cosa urgente.

h. Reformas a la ley de Acceso a la Información Pública (LAIP): Sí, buscaría que se quiten tantos requisitos para acceder a información que es pública, que ya de por sí es de la población; por lo que no debería de haber tantas trabas. No es entendible cómo podemos obtener información de otros países de forma más fácil que aquí en el nuestro. Y además habría que darle más autonomía al Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP).

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios