Desigualdad y exclusión limitan la respuesta del país al coronavirus

La desigualdad y los altos índices de exclusión social son una limitante para la protección de la salud de toda la población frente al nuevo coronavirus, consideró Enrique Merlos, coordinador del Área de Desarrollo Territorial de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde).

“Por años hemos vivido bajo un sistema que nos ha generado altos índices de exclusión social y desigualdad en los territorios (…). Hay una concentración del desarrollo en el gran San Salvador y en la zona sur de La Libertad, en detrimento del desarrollo que pueda haber en otras zonas”, dijo a FOCOS.

Merlos explicó que los hogares más vulnerables son aquellos que viven en condiciones de pobreza y no tienen acceso a servicios básicos como agua potable. Estas familias están prácticamente paralizadas económicamente y se enfrentan a la escasez y encarecimiento de alimentos y productos de higiene necesarios para prevenir contagios.

Enrique Merlos, coordinador del Área de Desarrollo Territorial de la Funde, señaló que los sistemas de salud comunitarios son precarios y esto representará una dificultad para controlar la pandemia. / Elisa Hernández

Además, señaló Merlos, los servicios de salud comunitarios tienen algún nivel de precariedad porque no están abastecidos con los medicamentos para tratar todas las enfermedades. “Hay ciertas enfermedades que no se pueden tratar en los territorios. Tienen que viajar las personas que están enfermas hacia a San Salvador, donde están la mayoría de servicios hospitalarios concentrados, para ser atendidos, y en esta pandemia ese desplazamiento de las personas puede ser un foco de contaminación”, afirmó.

Merlos indicó que las medidas tomadas por el Gobierno, como la suspensión de pagos de servicios básicos y créditos, aminoran los gastos a los que tenían que hacer frente los hogares y las personas directamente afectadas por el coronavirus, pero se debe poner atención a la manera en que se focalizará la ayuda. “Es ahí donde está la interrogante y donde está el reto del Gobierno de establecer mecanismos adecuados que permitan identificar a esas personas que han sido directamente afectadas, pero que no sean mecanismos tan engorrosos para poder acceder a esos beneficios”, recomendó.

El analista de la Funde agregó que las medidas económicas deben ampliarse para preparar al país ante una posible crisis económica global.  “Esto está amarrado con un contexto regional y mundial (…) y podría traducirse en una recesión económica mundial; y recuperar la economía de los países que serán golpeados por este tema será bastante duro, sobre todo para países con las características de El Salvador, por ejemplo, de bajo crecimiento, bajo nivel de inversión pública y privada, condiciones de pobreza y condiciones de desigualdad en cuanto a acceso a servicios básicos como agua potable”, dijo.

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba
Cerrar