¿Es el voto electrónico la mejor opción para la diáspora salvadoreña?

A mediados de enero, la Asamblea Legislativa aprobó reformas a la regulación para el voto en el exterior, estableciendo la posibilidad de que los salvadoreños residentes en el exterior pudieran votar y ser electos en las elecciones a diputados del Legislativo a través del voto postal.

Sin embargo, el presidente Nayib Bukele, cuyo Gobierno había propuesto el voto electrónico – incluyendo la modalidad de voto por Internet – vetó esta reforma indicando que la modalidad postal desincentiva la participación de los votantes y no cumple un fallo de la Sala de lo Constitucional que ordena garantizar el voto de la diáspora en todos los eventos electorales. 

El experto electoral Malcolm Cartagena analizó en Focos la propuesta del Ejecutivo a la luz de las experiencias de otros países y las estadísticas de participación de la diáspora en las votaciones para presidente y vicepresidente.

De acuerdo con Cartagena, las principales preocupaciones sobre el voto electrónico son de seguridad informática, pues debido a su naturaleza existe mayor probabilidad de que exista manipulación en los resultados. “Hay muchas desconfianzas a nivel mundial, desconfianzas que tienen a la base de que la tecnología puede ser vulnerada, hay pruebas de que esto ha ocurrido (…). Por ejemplo, en  Alemania, donde se declaró inconstitucional el voto electrónico hace ya 10 años, cuando se dijo que lo que ocurría con el voto y cómo se contaba tenía que ser de conocimiento de cualquier votante, que no requería de ningún conocimiento especial”.

El experto electoral Malcolm Cartagena señala que no hay tiempo suficiente para implementar el voto electrónico en las elecciones de 2021. / Elisa Hernández

En el caso del voto con papel, señala el experto, una ventaja para la transparencia es que se puede tener un respaldo de cada sufragio y se puede verificar su conteo. En cambio, en el caso del voto por Internet o mediante máquinas, los sistemas de software no permiten esa auditoría. En México, por ejemplo, la empresa Smartmatic no pudo respaldar una elección debido a que se encontraron evidencias de vulneración del software.

Cartagena señaló además  que los datos estadísticos revelan que la baja participación de salvadoreños en el exterior no se debe necesariamente a la modalidad de voto postal que se aplica actualmente, sino también a características de la diáspora. “En general las diásporas, precisamente por su naturaleza de diáspora, que es gente que abandona su país, no necesariamente se involucra masivamente en el país que abandona”, dijo.

Cartagena indicó que en 2014 había 142, 218 duizados en el exterior pero solamente se empadronaron 10,337 personas y para la siguiente elección el número de empadronados solo creció en 5,000 personas. 

En ese sentido, el experto indicó que el Gobierno podría ayudar más a la participación de migrantes promoviendo la duización y el empadronamiento.

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba
Cerrar