Gobierno de Bukele saludó con sombrero ajeno logros en DDHH que su gestión eliminó

El Gobierno de Nayib Bukele recibió felicitaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por avances en materia de derechos humanos desarrollados por el Gobierno anterior y que su gestión eliminó.

Tras la presentación del informe gubernamental para el Examen Periódico Universal (EPU), los Estados miembros de la ONU que realizan la evaluación destacaron como logros en materia de derechos humanos la creación de la Secretaría de Inclusión Social, la Oficina de la Comisionada Presidencial para los Derechos Humanos y el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC),  así como el desarrollo de políticas con ese enfoque, como el Plan El Salvador Seguro (PESS). La representación del Gobierno salvadoreño omitió mencionar que estas instancias fueron creadas por la gestión anterior y que se descontinuaron.

Esta posición fue criticada por Manuel Escalante, subdirector del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (Idhuca) y Saúl Baños, director de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad), quienes analizaron en FOCOS la situación de la administración actual en materia de respeto y promoción a los derechos humanos. Ambas entidades dieron seguimiento al proceso del EPU.

Para Baños, las políticas eliminadas por el Gobierno de Bukele eran importantes porque permitían mejorar los planes a largo plazo y porque, de tener continuidad, podían llegar a convertirse en políticas de Estado. «Eso hubiese sido posible si este Gobierno hubiese evaluado las políticas públicas que el anterior hizo (…). Sin duda alguna, algunos elementos estaban siendo bien encaminados y que apuntaban a que el país fuera desarrollándose», dijo.

Baños criticó que el Gobierno haya presentado en su informe como un avance la integración del CNSCC y la formulación del PESS, cuando ambos se han eliminado en su gestión.

Saúl Baños, director ejecutivo de Fespad, y Manuel Escalante, subdirector del Idhuca, analizaron en FOCOS los resultados de El Salvador en el Examen Periódico Universal. / Elisa Hernández

Según explicó el analista, el Gobierno anterior comenzó a construir un andamiaje para avanzar en progresividad de los derechos humanos. Las políticas mencionadas podían ser potenciadas, pero se requería de evaluación y seguimiento.  

Escalante coincidió con Baños y agregó que el problema de eliminar instancias como la Secretaría de Inclusión Social, es que se vuelve a invisibilizar a los grupos vulnerables y deja los programas a medias. «Estos grupos y estas políticas han quedado en desprotección y descoordinación», afirmó Escalante.

El subdirector del Idhuca recordó que durante los conversatorios con las fórmulas que competían en las elecciones presidenciales, organizados por la UCA, consultó al entonces candidato de GANA, Nayib Bukele, cuál sería el enfoque de sus planes de seguridad; si se parecerían más al Plan El Salvador Seguro o a las medidas extraordinarias del FMLN. 

Bukele contestó en esa ocasión que se inclinaría hacia el primer programa, que tiene un enfoque de derechos humanos, pero en la práctica sus políticas tienden al enfoque represivo del segundo, señaló Escalante.

“Con esta nueva de forma de gobernar realmente uno no tiene claro cuál es el enfoque de derechos humanos que tiene este Gobierno”, advirtió el analista, en relación a la falta de un plan quinquenal que permita evaluar las políticas a tomar por el Ejecutivo.

El EPU es un mecanismo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que evalúa y busca mejorar la situación de derechos humanos de los 193 Ppaíses miembros de la organización. 

El Salvador se sometió a la evaluación el 4 de noviembre pasado y recibió 207 recomendaciones. Ahora, el Gobierno debe determinar cuáles admitirán y recibirán seguimiento. 

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba
Cerrar