Retenciones por violar cuarentena deben seguir el debido proceso, dice activista de derechos humanos

Wendy Morales, directora de la asociación Azul Originario, que durante esta emergencia por la covid-19 ha brindado asesoría y apoyo a víctimas de detenciones ilegales, afirmó en FOCOS que las autoridades están obligadas a respetar el debido proceso cuando se encuentren con personas que presuntamente están violando la cuarentena obligatoria.

Morales afirmó que el debido proceso, la presunción de inocencia y la defensa técnica son algunos de los derechos que siguen vigente aun bajo el régimen de excepción aprobado por la Asamblea Legislativa. 

La activista de derechos humanos advirtió que su organización ha recibido denuncias de abusos policiales y detenciones ilegales en el marco de la emergencia por covid-19, procedimientos que generan preocupación porque implican graves violaciones de los derechos humanos de la población.

“No se está llevando un debido proceso al llevar a cabo las retenciones, no se está dando información adecuada de por qué se retiene. También se están vulnerando derechos a exposición de imagen pública e información. Hemos tenido casos de gente que es retenida, esposada y expuesta (…). Se hace un proceso como si fuera una detención, cuando no está tipificado delito la violación de cuarentena”, explicó.

Wendy Morales, directora de Azul Originario, señaló la importancia de respetar los derechos humanos de la ciudadanía durante la emergencia por covid-19. / Elisa Hernández

Morales también dijo que en algunos casos las autoridades han violado el derecho de las personas retenidas a la defensa técnica y a la información, pues les retiran sus celulares y no les permiten comunicarse con sus familiares.

La defensora de derechos humanos puso como ejemplo un caso reciente en el cual intervino Azul Originario y donde la víctima fue un menor de edad. De acuerdo con Morales, el menor de edad fue detenido por supuestamente violar la cuarentena y, aunque no opuso resistencia, fue golpeado y llevado a bartolinas. Ahí la policía lo amenazó con imputarle un delito, aunque no había cometido ninguno.

 “El debido proceso hubiera sido ver las circunstancias, si (el menor de edad) no tenía una justificación clara (para no estar en su domicilio), llevarlo a su casa, buscar una persona mayor de edad que se haga responsable de él para regresarlo; pero hicieron todo lo contrario”, señala.

Morales señala que la policía cuenta con el Manual del Uso de la Fuerza, el cual da directrices sobre los pasos a seguir en caso de una detención. No apegarse a estos lineamientos puede convertir una retención en una detención ilegal, señaló. 

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios