“El desgaste de la Asamblea es por la falta de diálogo entre los partidos y el Ejecutivo”

Fotografía: Cortesía. Diseño: Elisa Hernández.

Kevin Eduardo Ramírez Roque (San Salvador, San Salvador, 13 de septiembre de 1995). Estudiante de último año de la licenciatura en ciencias jurídicas, jamás ha participado en política partidaria. Actualmente es candidato a diputado de la Asamblea Legislativa, en la primera casilla de San Vicente con el partido Nuestro Tiempo.

¿Por qué meterse en política pública partidaria en un órgano tan desprestigiado popularmente?

Porque al analizar la coyuntura nacional y la situación política en que se encuentra el país donde vemos división y confrontación, eso me empujó a decidirme a participar y llevar una agenda decente. Esto era algo que no estaba en mis planes, pero se presentó el espacio y lo hago de la forma más genuina queriendo llevar una agenda política que esté a la altura de las necesidades del país y que permita llegar a acuerdos y consensos, algo que le hace falta en la Asamblea y al país, como lo vimos durante la pandemia de COVDI-19. Hay un desgaste en este órgano del Estado y ha sido por la falta de diálogo de los partidos tradicionales y el Ejecutivo. En eso queremos marcar una diferencia.

¿Por qué participar con Nuestro Tiempo?

Porque me identifiqué con el planteamiento programático del partido en relación a la función pública y en su planteamiento filosófico con relación a la diversidad de pensamientos. Por eso me identifico con un partido que está dispuesto a conversar sobre los problemas del país para buscar sus soluciones.

¿Cuáles son los tres elementos esenciales que destacaría para la defensa de la democracia en nuestro país?

En primer lugar, permitir el ejercicio de la participación ciudadana, que es algo que promovemos mucho en Nuestro Tiempo. En segundo lugar, la libertad de expresión. Y tercero, el fortalecimiento y apoyo de las instituciones del país, como la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), entre otras, que son importantes para la democracia del país.

¿Si tuviera el poder cuál sería el principal cambio que haría en la Asamblea?

Mejorar la capacidad de diálogo de la Asamblea con los otros órganos e instituciones del Estado. Me gustaría poder descentralizar los servicios para acercarlos a todo el país, muchas veces los diputados están alejados de la realidad del país, eso solo requiere de voluntad política.

De ser electo, y solo pudiera hacer una cosa, ¿qué reforma o aprobación de ley sería su principal apuesta?

El reconocimiento del derecho humano al agua, que es algo que ya está en discusión en la Asamblea. Mi experiencia en organizaciones sociales fue en defensa del derecho al agua, por lo que sería una de mis principales luchas de llegar a la Asamblea.

¿Cree que existirán los votos para ello?

Yo esperaría que sí. Y esto hasta podría ser ingenuo de mi parte pero creo en el diálogo y el consenso. En la contienda electoral he visto que hay otros candidatos y candidatas que también que se posicionan a favor de este derecho, por lo que solo se trataría de esperar a que todos los partidos quieran trabajar a favor de la población.

¿Su plataforma legislativa difiere o no de la plataforma de su partido?

No. Porque hice mi plataforma legislativa con base a muchos elementos de la plataforma partidaria, aunque me enfoqué en el desarrollo sostenible, como la única manera de garantiza un futuro sano para el país, están presentes la participación ciudadana, el respeto a la diversidad de pensamientos y de movimientos sociales que existen en la sociedad salvadoreña.

¿Para usted los/as diputados/as serían autónomos de las decisiones de su partido o no?

Tradicionalmente, no lo han sido y hemos visto en el pasado como se vota en un solo bloque aun en temas en que la población no está de acuerdo, imponiéndose la voluntad de un partido y no la de la ciudadanía. Pero, los diputados son autónomos y en nuestro ordenamiento jurídico se establece así y este es un derecho y un deber que la democracia salvadoreña ha permitido después de un proceso histórico muy largo.

¿Cómo defendería su voz propia y su decisión de voto si es contraria al de su partido?

Yo no creería que en algún momento vayamos a diferir, porque tenemos una agenda común que nos une. Y si en caso hubiese una diferencia, son cosas que desde un ejercicio racional podemos resolver con el diálogo. El partido no viene a imponer una agenda a sus diputados. Si hay diferencias ocuparíamos un diálogo interno para tomar decisiones en conjunto.

El Gobierno, a través del vicepresidente, estudia una reforma constitucional. ¿Estaría dispuesto a apoyar la ampliación a 6 años del ejercicio presidencial y reducir el período que debe esperar un presidente para volver a postularse (reelección no continua)?

Estoy en contra de que exista una discusión de reforma constitucional específicamente durante una contienda electoral. Hay muchos derechos que falta que se consagren en la Constitución, como los derechos de mujeres, jóvenes y minorías que, si bien están en leyes secundarias, no son reconocidos como tal a nivel constitucional.

“Sí vamos a promover una agenda de reformas a la Constitución deberíamos de velar que fueran para asegurar derechos a las comunidades históricamente excluidas y otros como el derecho ambiental.”
Kevin Ramírez Roque, candidato a diputado de Nuestro Tiempo

Por este tipo de derechos sí deberíamos buscar reformas, pero lo que ahora está proponiendo el vicepresidente de la República, Félix Ulloa, más bien favorece a intereses muy ajenos al interés público.


¿De ser electo/a apoyaría la aprobación de…?

a. Ley general de agua: Sí, desde un enfoque de derechos humanos, que garantice el acceso al agua, como bien público, de todos.

b. Ley de identidad: Sí, también. Son derechos que comunidades específicas están tratando de hacer valer y hay que acompañarlos en ello.

c. Despenalización del aborto en causales específicas (“las 4 causales”): Desde un enfoque de salud pública, hay que acompañar a los grupos de mujeres organizadas que están luchando por esto.

d. Acuerdo de Escazú: Sí, sin duda alguna. Hay que ser conscientes de la realidad climática del país, la región y el mundo. Ha sido lamentable que el Ejecutivo se haya negado a ratificar este acuerdo.

e. Ley de la Función Pública: Sí, también. Creemos que debe de acabarse con los privilegios de la función pública; y reforzar la institucionalidad del país.

f. Reforma integral de pensiones: Si apoyo reformar la ley de pensiones. Este es un problema que tiene al país en aprietos y hay personas mayores que no se jubilan por que sus pensiones no les alcanzan. Una reforma integral que ayude a ir solventando esta realidad es necesaria y urgente.

g. Reforma integral al transporte público: No es un tema en el que estoy metido muy de lleno, pero sí estaría en disposición de apoyar una reforma que supla las necesidades del sector transporte y que beneficie a los usuarios.

h. Reformas a la ley de Acceso a la Información Pública (LAIP): Sin duda alguna, es una lástima que en esta gestión se haya perdido tanto en el acceso a la información pública, que es un derecho ciudadano. Estoy dispuesto a reforzar más el acceso de este derecho porque la ciudadanía tiene el derecho a saber qué y cuáles son las decisiones y acciones que están tomando los funcionarios y las instituciones.

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios