“No lanzaría ninguna propuesta que no fuera dialogada y que no cuente con el respaldo de la población”

Fotografía: Cortesía. Diseño: Elisa Hernández

Wendy Elizabeth Delgado Fernández (Candelaria de la Frontera, Santa Ana, 22 de octubre de 1988). Es abogada sin experiencia previa en cargos públicos. Actualmente es candidata a diputada de la Asamblea Legislativa, en la primera casilla de Santa Ana con el partido de Nuestro Tiempo.

¿Por qué meterse en política pública partidaria en un órgano tan desprestigiado popularmente?

Justo para devolver la credibilidad a este órgano del Estado. En el país es necesario que haya pesos y contrapesos, que la institucionalidad se respete y en ese sentido es necesario devolver la credibilidad con trabajo, porque la confianza no se regala, sino que se y se gana con trabajo. Ese es el objetivo de involucrarme con política partidaria: devolver la credibilidad a la función pública y demostrar que sí existen formas diferentes de hacer política.

¿Por qué participar con el partido de Nuestro Tiempo?

Es un partido nuevo, que no tiene nada que ver con el pasado de corrupción que ha habido en otros partidos del país, pero principalmente porque me da la libertad de llevar una plataforma legislativa basada sobre todo en temas de derechos humanos y que me permite trabajar en la forma en la que venimos trabajando desde las organizaciones de la sociedad civil, por y para la gente con esa pasión de defender derechos que siempre nos ha caracterizado.

¿Cuáles son los tres elementos esenciales que destacaría para la defensa de la democracia en nuestro país?

La transparencia, la libertad de expresión y de información y la legitimidad política.

¿Si tuviera el poder cuál sería el principal cambió que haría en la Asamblea?

Que sean diputados y diputadas de territorio. La principal demanda de la población hoy por hoy es que el trabajo de los diputados se ha alejado de la gente, se debe enfocar desde el curul el trabajo en lo local, para poder legislar con base a las necesidades de la gente. Estoy 100% segura que desde lo local se incide en lo nacional y que el trabajo legislativo puede apoyar los esfuerzos que desde los gobiernos locales se hagan, por ejemplo, incidiendo en reformas en el Código Municipal o gestionando esfuerzos que desde lo local se hagan para asegurar la garantía de los derechos de la población.

De ser electa, y solo pudiera hacer una cosa, ¿qué reforma o aprobación de ley sería su principal apuesta?

Es difícil, porque hay varias deudas pendientes con la población, pero definitivamente las propuestas irían enfocadas a atacar problemas estructurales. Me enfocaría en las propuestas que llevo de igualdad y no discriminación, que creo que son una de las principales causas de los problemas en el país, como lo son la violencia y la falta de oportunidades. Me enfocaría en mi línea estratégica y en las propuestas que llevo para combatir la desigualdad en el país.

¿Cree que existirán los votos para ello?

Creo que no ha habido la voluntad política para hacerlo, pero mi propósito, de llegar a la Asamblea, es trabajar de la mano con la ciudadanía y que sean ellos los que exijan estos cambios y que cuenten con mi voz y gestión dentro de la Asamblea para hacerla valer y presionar a la voluntad política, que hasta el día de hoy no ha habido para que aprueben estos cambios y den los votos para que se puedan realizar.

¿Su plataforma legislativa difiere o no de la plataforma de su partido?

No, nuestro partido tiene como base, cinco líneas estratégicas, también enfocadas en temas de derechos humanos y mi plataforma ha tomado como base esa para agregarle lo que la población de Santa Ana específicamente me ha pedido trabajar y mi experiencia en el área social y conocimiento de la realidad, consideraba que podía retroalimentar y aportar más a esa plataforma de punto de partida que nos ha dado Nuestro Tiempo.

¿Para usted lo/as diputados/as son autónomos de las decisiones de su partido o no?

Por supuesto. Para mí, las diputadas se deben únicamente al pueblo desde el momento en que son electas, sus votos con las únicas personas que lo tienen que consultar es con la ciudadanía es la única forma que yo trabajare de llegar a la Asamblea. No votaré por bloque, Nuestro Tiempo está consciente que los y las diputadas tienen la responsabilidad únicamente con la población y que no pueden incidir ni los líderes, ni las cúpulas de ningún sector, ni del partido para la decisión que él o la diputada tome, es el mandato Constitucional, además, esa representación popular y estoy 100% comprometida a cumplirla.

¿Cómo defendería su voz propia y su decisión de voto si es contraria al de su partido?

Con el diálogo. Estoy 100% consciente que es la única forma que nuestro país puede avanzar en una forma pacífica. Desde las organizaciones de la sociedad civil ya hemos trabajado así durante años y hemos logrado cambios, aunque son luchas de largo aliento, estamos acostumbrados a toparnos contra la pared y, aun así, seguir avanzando. Estoy consciente que no va a ser fácil llegar a la Asamblea Legislativa, pero tengo la experiencia necesaria y, además, contaría con el respaldo de la población. No lanzaría ninguna propuesta que no fuera dialogada, consultada y que no cuente con el respaldo de la población porque son quienes me van a dar ese poder y legitimidad para moverla dentro de la Asamblea Legislativa.

El Gobierno, a través del vicepresidente, estudia una reforma constitucional. ¿Estaría dispuesta a apoyar la ampliación a 6 años del ejercicio presidencial y reducir el período que debe esperar un presidente para volver a postularse (reelección no continua)?

No estoy a favor de esa reforma, yo estoy consciente que es necesario la alternancia del poder. Me preocupa hablar de reformas constitucionales con un gobierno que no ha respetado los derechos fundamentales establecidos en la Constitución y que además ha dado señales claras de querer retroceder en esos derechos y en esas garantías, limitándonos nuestra libre expresión a medios de comunicación, a defensores de derechos humanos.

No se da el contexto para hablar de reformas en este momento, aunque estoy totalmente consciente que las leyes de nuestro país deben ir avanzando y adaptándose a los tiempos y no me negaría a una reforma que venga desde la ciudadanía y que sea para mejorar esas garantías de derechos que ya están establecidas en la Constitución.


¿De ser electa apoyaría la aprobación de…?

a. Ley general de agua: Sí, basada en derechos humanos, viendo el agua como un derecho humano.

b. Ley de identidad: Sí, para que las personas que hoy por hoy no tienen acceso a derechos fundamentales como poder heredar o ser beneficiario de un seguro médico o poder sacar créditos en conjunto con su pareja, puedan hacer, es necesario.

c. Cuatro causales para el aborto terapéutico: Sí, para salvar la vida de niñas y mujeres en el país.

d. Acuerdo de Escazú: Es necesario y cuidar nuestros recursos es una deuda pendiente que tenemos y que yo, de ser electa, o no, desde la sociedad civil, seguiré luchando e incidiendo para que se apoye.

e. Ley de la Función Pública: Necesaria, por supuestos. Ampliar conceptos como nepotismo, conflicto de intereses y dar más atribuciones y actuación a los juzgados de Ética Gubernamental.

f. Reforma integral de pensiones: También. Nuestro país necesita tener un diálogo serio para poder dignificar a la persona adulta mayor para que pueda tener un retiro digno.

g. Reforma integral al transporte público: Sí, también siendo un proceso consensuado con todos los sectores.

h. Reformas a la ley de Acceso a la Información Pública (LAIP): La LAIP debe reformarse, pero para darle más autonomía la Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) y además, establecer en el Código Penal como delitos las responsabilidades que están establecidas en la ley.

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios