Orlando Montano condenado a 133 años de prisión por asesinato de jesuitas

Inocente Orlando Montano, durante la lectura del veredicto realizada este viernes 11 de septiembre de 2020, en la Audiencia Nacional de España, en Madrid. / Fotografía: transmisión del tribunal.

La Audiencia Nacional de España condenó este viernes 11 de septiembre a 133 años, 4 meses y cinco días de prisión al coronel salvadoreño Inocente Orlando Montano, luego de encontrarlo culpable del asesinato terrorista de cinco sacerdotes jesuitas de nacionalidad española, un hecho ocurrido el 16 de noviembre de 1989 en las instalaciones de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).

Montano es el primer salvadoreño condenado por la justicia española debido a su participación en la masacre como autor intelectual de los hechos y ha recibido una pena de 26 años, 8 meses y un día por cada uno de los asesinatos de Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes Mozo, Armando López Quintana y Juan Ramón Moreno Pardo, todos ellos de nacionalidad española.

Aunque en el mismo hecho ocurrido el 16 de noviembre de 1989 también fueron asesinados el jesuita Joaquín López y Elba y Celina Ramos, colaboradoras de los religiosos, ellos no fueron tomados en cuenta en el juicio al ser de nacionalidad salvadoreña.

La lectura de la condena estaba programada este viernes 11 de septiembre de 2020 para la 1:00 de la tarde de España, 5:00 de la mañana en El Salvador, y era el punto culmen a un proceso judicial que inició hace 12 años con la presentación de una querella criminal que buscaba encontrar a los culpables de la masacre cometida en 1989.

En 2011 el juez español Eloy Velasco giró órdenes de captura para 17 militares salvadoreños que habrían participado en el operativo y en su planeación, pero la Corte Suprema de Justicia de El Salvador negó la extradición. El único que fue capturado fue Orlando Montano, que residía en Estados Unidos y fue capturado allá por un delito de falsedad documental. Luego fue enviado a España, en 2017, y desde ese momento guardaba prisión preventiva a la espera del juicio.

Los otros acusados eran Rafael Humberto Larios, Juan Rafael Bustillo, Juan Orlando Zepeda, Francisco Elena Fuentes, José Ricardo Espinoza Guerra, Gonzalo Guevara Cerritos, Óscar Mauricio Amaya Grimaldi, Antonio Ramiro Ávalos García, Ángel Pérez Vásquez, Tomáz Zarpate Castillo, José Alberto Sierra Ascensio, Guillermo Alfredo Benavides, Joaquín Arnoldo Cerna Flores, Carlos Mauricio Guzmán Aguilar, Héctor Ulises Cuenca Ocampo, y Óscar Alberto León Linares.

En el mismo proceso que se ejecutaba en la Audiencia Nacional de España también aparecía como acusado el teniente Yusshi René Mendoza, pero este al final fue exonerado y se convirtió en un testigo en la causa contra Montano.

La condena

Orlando Montano estuvo presente hoy en la sede García Gutiérrez, sala uno sección segunda, de la Audiencia Nacional, para la lectura del veredicto. A sus 77 años y ya en silla de ruedas debido a su deteriorado estado de salud, el coronel escuchó impávido el resultado en el que le decían que lo encontraban culpable de los hechos.

«Sentencia número 17 del años 2020. En Madrid a 11 de septiembre del año 2020…», empezó la lectura. Mientras él desviaba la mirada hacia otro lado, según podía verse en la transmisión compartida por el mismo tribunal. «En atención a los antecedentes de hecho, a los hechos declarados como probados y a los fundamentos de derechos que en la misma se contienen, por la autoridad que nos confiere la constitución española y vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación hemos dictado sentencia por la que fallamos que debemos condenar y condenamos a Inocente Orlando Montano Morales como responsable en concepto de autor de cinco delitos de carácter terrorista», siguió la lectura de la sentencia.

El veredicto, unánime, declara además que Montano deberá estar en prisión por un tiempo mínimo de 30 años, a los que deben abonarse los 9 años que ya estuvo en prisión preventiva mientras se resolvía el proceso judicial que hoy ha llegado a su fin.

Los letrados han dejado además la puerta abierta para que la defensa de Montano presente un recurso de casación contra la pena en los próximos cinco días hábiles, por lo que la sentencia todavía no queda en firme a falta de que se agote este último paso.

A Montano no se le concedió la palabra durante la lectura del veredicto, pero en el último día del juicio había defendido su inocencia y dijo: «quiero que se cumpla con la justicia. Si realmente piensan que yo soy culpable pues ni modo, voy a aceptar la sentencia que el tribunal proporcione».

El coronel, que fue viceministro de seguridad entre 1989 y 1990, también había declarado en el juicio que el alto mando del Ejército y el ex presidente Alfredo Cristiani habían tenido reuniones previas al día del asesinato, aunque negó que hubiesen dado la orden para la masacre, algo que sí afirmaron los testigos presentados por las acusación fiscal y particular.

La sentencia completa de la Audiencia Nacional tiene 128 páginas y narra también los testimonios de los testigos que participaron durante el proceso. Acá la puede consultar:

Lo que sigue

Horas después de conocerse el veredicto, este viernes 11 de septiembre por la tarde, el rector de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), Andreu Oliva, y el director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA), el padre José María Tojeira, han dado su postura y catalogaron la condena de Orlando Montano como un primer paso en la búsqueda de la justicia y la verdad.

«Hemos visto como, aún 31 años después, el crimen cometido en la Universidad ha sido juzgado y eso supone un avance en el sistema de justicia universal que funciona subsidariamente cuando los países y los Estados protegen a los que cometieron los crímenes, como pasó en El Salvador, lo cual impidió que hubiese justicia en este país», declaró Oliva.

Para el rector el juicio también permitió que se revelara, a través de pruebas y testiminios, «el sistema de encubrimiento e impunidad que ha manejado la Fuerza Armada y el Estado salvadoreño frente a las vulneraciones a los derechos humanos que se cometieron durante la guerra civil».

Tojeira, que fue compañero de los jesuitas asesinados y testigo de los hechos, dijo que lo que buscan principalmente no es ver en la cárcel a todos los que participaron en el atentado, sino «lograr paz con justicia» y «otorgarle el derecho a la verdad» a las víctimas.

«Ahora esperamos que la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador actúe y este caso se acelere, porque por ahora ha estado estancado el proceso judicial en el país. Lo que esperamos es la audiencia inicial en la que se llamen a todos los imputados», declaró Tojeira.

La UCA como institución ha hecho incapié en que la Fuerza Armada debe abrir sus archivos de la guerra para ir acorde con la resolución de la justicia española y pidió transparencia al gobierno salvadoreño.

El abogado español Manuel Ollé, que fue querellante durante el proceso por parte de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, dijo que a Focos que ahora es momento que todos los sectores que busquen justicia «empujen» para que el resto de autores intelectuales y materiales también sean juzgados.

«El Salvador tiene una misión muy importante. Es el momento, porque así lo dicen las obligaciones internacionales, de que se haga justicia en el propio país donde se cometieron los hechos», expuso.

Ollé aclaró que por ahora hay cinco días hábiles para que la defensa de Montano pida una revocatoria de la condena, pero cree que es difícil que se cambie el veredicto porque es «sólido» y la causa está bien fundamentada. «Creo que es muy difícil que la defensa de Montano pudiera tener éxito ante un hipotético recurso de casación, pero están en su derecho de hacerlo», explicó.

Mostrar más

Contenido relacionado

Botón volver arriba