Gobierno expulsa del país a editor de El Faro

La Dirección General de Extranjería expulsó del país al periodista mexicano Daniel Lizárraga, quien fungía como editor del periódico digital El Faro. El director del medio, Carlos Dada, calificó este hecho como un intento más de intimidación a la prensa independiente por parte del gobierno de Nayib Bukele.

El renombrado periodista mexicano, Daniel Lizárraga, se unió al equipo de El Faro en enero de 2021. Foto: FNPI

En sus redes sociales, El Faro informó que Extranjería denegó el permiso de trabajo que estaba tramitando el periodista, bajo el argumento de que no se pudo constatar su profesión.

Según el medio, agentes de esa institución se presentaron al domicilio de Lizárraga para notificarle que debía abandonar el país en los próximos cinco días, pese a que su permiso de estancia en El Salvador vence a final de este mes.

Lizárraga es un periodista reconocido internacionalmente.  Ejerce el oficio desde 1993 y ha formado parte de equipos de alto nivel, como el medio digital Animal Político y  Aristegui Noticias. También forma parte de la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), ha publicado dos libros de investigaciones periodísticas y es maestro de la Fundación Gabo.  En 2021 se unió a El Faro como editor general.

Dada informó sobre la expulsión del periodista mientras recibía el XIV Premio Antoni Traveria a la Libertad de Expresión en Iberoamérica, que concede la Fundación Casa Amèrica Catalunya.

El director de El Faro aprovechó el espacio para denunciar que la situación de la libertad de expresión y de prensa en el país es preocupante. Dada afirmó que existe acoso de parte del Gobierno contra el periódico y sus periodistas.

“Han enviado drones a las casas de algunos otros periodistas de El Faro, nos han interceptado llamadas telefónicas, nos han dado seguimiento; desde la Secretaría de Prensa de la Presidencia publican fotos de nosotros en algunos lugares, para que la gente sepa adónde andamos y se inventan qué andamos haciendo. Desde la Secretaría de Prensa de la Presidencia, que es básicamente, hoy, un centro de troleo y de difamación en El Salvador”, dijo.

Desde la llegada de Nayib Bukele a la Presidencia de la República, las agresiones a periodistas incrementaron, así como el bloqueo a la libertad de prensa y la negación al derecho de acceso a la información pública. El mandatario ha utilizado las cadenas nacionales para atacar a periodista y medios que le resultan “incómodos”.

En febrero de este año, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares a miembros de El Faro, luego de considerar que los derechos del personal están en peligro, pues los hostigamientos, intimidaciones y amenazas denunciadas “estarían estrechamente relacionados con el ejercicio de su libertad de expresión en cuestiones de interés público para su país”.

El periódico también enfrenta cuatro auditorías del Ministerio de Hacienda, que buscan identificar una presunta evasión de impuestos. Al respecto, Dada aseguró que los señalamientos públicos del presidente en cadena nacional, sobre un supuesto lavado de dinero a través de El Faro, no tienen fundamentos.

Sobre el caso de Lizárraga, Dada aseguró que se trata de otra forma de acoso y ataque contra su medio, en función de limitar el ejercicio periodístico. “Un país que se va quedando sin periodismo se va quedando, también, sin democracia”, dijo.

Contenido relacionado

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios